LAS MEJORES CANCIONES DE CIERRE


Con qué canción terminar una película es una decisión importante, ya que al igual que el último plano o la última escena, lo último que escuchemos puede definir y agudizar la sensación que nos dejó ese film en particular.

Por esa razón, repasamos en esta lista los temas que mejor ilustran finales de películas:

 

The Martian: I will Survive/Gloria Gaynor

En el regreso de Ridley Scott (Alien, Blade Runner) a la ciencia ficción, la decisión de usar una banda sonora ochentosa, algo que es parte del argumento, sirve para reflejar el buen humor del personaje principal (la rompe Matt Damon) y la compañía que le hace la música disco, a años luz de casa. Así como suena Donna Summer, Abba y el gran David Bowie (inevitable en una película sobre Marte), el final es con I Will Survive, que en esa sola frase resume todo.

 

School of Rock: It’s a long way to the top-AC/DC

En esta entrañable película de Richard Linklater, el rock es un personaje más en la trama y el soundtrack así lo demuestra. The who, The doors, Led Zeppelin, The ramones y varias bandas emblemáticas más, desfilan por esta carta de amor al rock clásico que es Escuela de Rock. La que más aparece es AC/DC y el cierre de It’s a long way to the top, finaliza perfecto en ese contexto de jóvenes músicos que ya sueñan con llegar a los más alto.

 

Donnie Darko: Mad world/Gary Jules

Una de las películas más incomprendidas y oníricas de la década del 2000, cuando el género de thriller psicológico recién empezaba a hacerse más popular. Con un joven Jake Gyllenhall protagonizando, este complicado viaje por la mente del personaje y las realidades paralelas, tiene un final triste y meláncolico, al que Mad World le encaja perfecto, en esta versión de Michael Andrews y Gary Jules del tema de Tears for fears.

 

Goodfellas: My way/Sid Vicious

En esta obra maestra de Martin Scorsese, el director italiano utiliza varios temas clásicos principalmente de los años 70′. Sin embargo, su lado más punk cobra vida al final, cuando aparece el mítico Sid Vicious con My Way, una canción que habla de no arrepentirse por hacer las cosas a su manera, algo que el personaje principal, interpretado por Ray Liotta, podría tranquilamente cantarse a sí mismo, más que nada para olvidarse el estilo de vida que lleva después de haber sido un capo de la mafia.

 

The Social Network: Baby you’re a rich man/The Beatles

Pocos han sabido explotar este recurso como David Fincher. En esta genial biopic moderna del creador de Facebook Mark Zuckerberg, la irónica escena final que devela la solitaria vida del joven multimillonario, es acompañada por Baby you are a rich man, que ejemplifica a la perfección ese momento de soledad. Cómo se siente ser uno entre la hermosa gente (cercana traducción a «How does it feel to be, one of the beautiful people«), se pregunta John Lennon, mientras Zuckerberg actualiza el perfil de la red social que creó para ver si su ex le respondió la solicitud de amistad.

 

Fight club: Where is my mind/Pixies

Y otra vez David Fincher se luce para este icónico final, con la elección de este tema de Pixies. Los engaños de la mente humana, que atraviesan el argumento de la película, son contemplados por esta canción que además es un símbolo de fines de los años ’90, al igual que la película. El mejor amigo de Tyler Durden contempla los atentados anti-capitalistas junto a Marla Singer y, antes que suene Where is my mind, cierra con la frase más indicada: «Me conociste en un momento extraño de mi vida».