El control mental es crucial para la recuperación del COVID-19

Diego Ahumada (45), un neuquino en Estados Unidos, brindó detalles sobre su recuperación del COVID-19 en #UnaMañanaCualquiera. En estos momentos, se encuentra en el proceso de recuperación. Cabe aclarar que tanto él como su mujer y su pequeño hijo fueron afectados por el virus.

Es una enfermedad que te deja muy débil, hace una semana que tuve el último síntoma, no podía caminar, por momentos te sentís mal; se siente un gran cansancio.

Diego relató que se encontraba de viaje en Río de Janeiro, Brasil con la familia. En dicho país comenzaron a tomar medidas de restrición por lo que decidieron volver a Estados Unidos. «Estoy casi seguro que nos contagiamos en el avión».

Al arribar, decidieron irse a unas cabañas para aislarse y cumplir con las medidas de prevención recomendadas. Sin embargo, los tres se contagiaron de COVID-19. Afortunadamente, el pequeño y su mujer tuvieron síntomas leves de la enfermedad.

«La recuperación es seria también», aseveró Diego. Además explicó que los primeros síntomas fueron la fiebre, la tos y la falta de respiración; a partir del día 8 empezaron los ataques de falta de respiración y, en ese momento, «es donde juega lo mental a mí me jugó en contra, me desesperaba, me sentía cansado». Durante 3 días tuvo esos ataques.

«Lo mental fue muy importante para controlar». El hombre consiguió un oxímetro, «un aparato que mide en tiempo real cuánto oxígeno tenes en sangre, el normal es el 95 por ciento. Dicen cuando el nivel llega al 85 es peligroso y recomiendan estar en el hospital. Yo nunca llegue a ese nivel y eso fue lo que me tranquilizó».