Prisiones domiciliarias: «Son un invento judicial en este contexto»

José Ignacio Gerez, jefe de fiscales del Ministerio Público Neuquén, estuvo en comunicación telefónica con #UnaMañanaCualquiera para hablar sobre el justificado repudio que generó la prisión domiciliaria a personas condenadas por delitos «muy graves».

La indignación de la gente está firme y justificada. El Ministerio trabaja en los intereses sociales y vela por la paz social.

«Las cárceles de Neuquén no están superpobladas y tienen protocolos de sanidad». Se han limitado las visitas para evitar la propagación del COVID-19 con sus familiares y visitantes. Además existe un control sobre esta población, cada recluso que tiene un régimen de sanitario distinto para abordar la enfermedad que padece.

Entonces si yo te digo que todo está bien por qué le vas a otorgar la prisión domiciliaria a una persona que violó reiteradas veces a una menor. El único argumento es que se puede contagiar, teniendo los recursos sanitarios en la unidad penitenciaria, sin otro argumento.

Otro dato, que el fiscal dejó en evidencia, es que ninguna de las cárceles de Neuquén hay un caso positivo o casos sospechosos de COVID-19; ni del personal penitenciario ni de las personas detenidas.

Hoy, pasado el mediodía, el Tribunal Superior de Justicia, con modalidad presencial, llevó adelante una audiencia extraordinaria para evaluar la impugnación de la fiscalía a un hombre que purga una pena de 8 años de prisión por abuso sexual de su ex pareja, bajo amenazas de arma de fuego y en presencia del hijo menor de edad.

La fiscalía basa su impugnación, entre otros argumentos, en que el dictamen médico forense señala que en la cárcel puede recibir la atención médica necesaria y que en el domicilio no hay garantías de control.

Además se presentó por escrito una impugnación extraordinaria por la prisión domiciliaria otorgada a un hombre de 69 años condenado por el abuso sexual de su nieta en Junín de los Andes.

Escuchá la entrevista completa en: