ATEN convoca a un «apagón virtual»

Marcelo Guagliardo, secretario general del ATEN, estuvo en comunicación telefónica con #UnaMañanaCualquiera para brindar los detalles sobre el #ApagonVirtualEducativo convocado para el próximo jueves 4 y viernes 5 de junio.

El referente del sindicato docente de Neuquén expresó que las soluciones, ante estas nuevas formas de educar en este contexto de emergencia sanitaria, se comenzaron a plantear desde que se suspendieron las clases presenciales el pasado 16 de marzo. Sin embargo, hay alumnos/as sin clases y docentes sin cargos. Actualmente, según lo que expresó Guagliardo, «hay 3000 horas sin cubrir y 500 cargos que no fueron designados a ningún docente».

En su momento, «hubo que encontrar la manera de continuar con las clases pero con el correr del tiempo, al instalarse esta manera de educación, las desigualdades en la comunidad educativa afloraron y dificultan la continuidad de los programas». La falta de recursos de conectividad, herramientas tecnológicas, la falta de alimentación nutritiva, entre otras; fueron algunos de inconvenientes con los que se encontraron para darle continuidad a la educación.

En el interior de la provincia, a partir de un enorme compromiso de cada compañero, se dictan clases a través de la radio. Existen problemas de conectividad y, ahora con los días fríos, se han visto imposibilitados para la provisión de leña por ejemplo, la provisión estatal resulta escasa y la compra se hace cuesta arriba por los precios. Las escuelas en las ruralidades cumplen un rol social muy importante en la provisión de comida y son un espacio de contención.

Con respecto a la convocatoria para el próximo jueves y viernes, Guagliardo expresó que es una medida, no solo para desde el cuerpo docente, sino también pretenden convocar centros de estudiantes, organizaciones sociales, entre otros.

Hacemos este apagón como protesta y para mostrar el trabajo que ahora realizamos desde nuestras casas.

La convocatoria consiste en apagar durante dos días las computadoras y celulares para «no realizar ninguna actividad vinculada a lo escolar»; es decir que el estudiantado no tendrá clases y el cuerpo docente no dictará clases. La medida pretende lograr que el gobierno provincial resuelva los inconvenientes que el sindicato «viene denunciando hace 2 meses».