Koopmann: «El Fondo Anticíclico es una ley para las generaciones futuras»

Marcos Koopmann, vicegobernador de Neuquén y licenciado en Administración de Empresas y Contador, estuvo en comunicación telefónica con #UnaMañanaCualquiera para dialogar sobre el funcionamiento de la Legislatura de Neuquén en este contexto de emergencia sanitaria y de la economía provincial.

«La verdad es que es un año raro, inesperado, difícil. Ninguno de nosotros esperó una situación así de compleja».

El vicegobernador aseguró que la Legislatura solo estuvo 15 días de receso y se trabajó de manera remota. «La crisis sanitaria también trajo otras crisis aparejadas como la crisis económica, social y energética».

Con los ATM se preparó al sistema sanitario para afrontar esta crisis, lo que se buscó con la cuarentena fue preparar el sistema de salud para poder afrontar el pico de casos. En la capital estamos teniendo una mayor cantidad de casos y lo que hacíamos hace 30 días lo tenemos que seguir cumpliendo y más que antes. Los espacios se tienen que ventilar, mantener la distancia de 2 metros, usar un tapabocas; porque sino no hay sistema de salud que aguante.

«En la Legislatura están abiertos los espacios de debates, creo que siempre aparecen situaciones de oportunismos políticos, si son críticas para el bien común bienvenidas sean. Cuando las críticas buscan tirar para atrás y destruir, ya tenemos la pandemia», expresó Koopmann sobre la oposición en la Legislatura.

A nivel personal, el vicegobernador aseguró que «quiero una Legislatura abierta para tener una ciudadanía participativa y que la población pueda ser parte de manera real».

Desde lo personal fue un desafío, me toca presidir el poder Legislativo. El primer objetivo fue que la entidad siga funcionando bajo los parámetros sanitarios necesarios. A pesar de eso solo un tercio de los trabajadores viene a la sesiones. Implementamos el teletrabajo, trabajamos de manera remota e intentamos asegurar que las sesiones sigan porque la ciudadanía necesita que se sancionen leyes.

Por otro lado, «el Fondo anticíclico es una ley para las futuras generaciones de Neuquén. Se tratan de ciclos positivos y negativos, por lo que todos los recursos positivos que surjan del gas y el petróleo, por ejemplo, se utilizarán para crear un fondo y cubrir los momentos negativos de la economía. El gas y el petróleo es un recurso no renovable. Por mi parte, hice un pedido para que todos los partidos políticos traigan especialistas en el tema para exponer los puntos positivos y negativos de un Fondo Anticíclico. Tenemos que hacer un Fondo adaptado a Neuquén y moderno. Esta ley va a ser usada cuando los gastos excedentes se necesiten para los cambios en la provincia», detalló el profesional.