«La ley de cannabis medicinal la desmantelaron en su reglamentación»

En Argentina desde el 2017 está sancionada la Ley 27.350 del Cannabis Medicinal, que habilita su uso medicinal. El Gobierno permite que los usuarios terapéuticos puedan cultivar en sus hogares la planta de cannabis que hasta ahora se movían de forma clandestina con riesgo de ir presos por sólo querer encontrar una mejor calidad de vida.

En los últimos días se entregaron los primeros permisos del país que habilitan el autocultivo de cannabis. El certificado fue extendido por el Consejo Asesor de Políticas relacionadas al Cannabis Medicinal que sella al pie con su particular logo: el tradicional símbolo de la actividad farmacéutica (una serpiente enroscada en un caduceo alado) con una hoja de cáñamo atrás.

San Antonio Oeste (SAO)  se convirtió en la primera localidad del país en entregar certificados a cultivadoras y cultivadores medicinales. María Eugenia Sar, vive e dicha ciudad, y es una de las tantas personas que insistió sin cesar por la regulación de esta alternativa medicial. Es que su nieto Joaquín fue diagnosticado a los cinco años con Síndrome de Tourette, un trastorno neuropsiquiátrico que se caracteriza por tics motores o fónicos, que pueden ser transitorios o crónicos.

Desde el 2016, que empezamos con Joaquín, han pasado muchas cosas. Empiezo a cultivar cuando veo que una planta le hacía bien a Joaquín y cuando me dí cuenta que la droga era lo que le daban en la farmacia.

En un principio, el miedo invadió a la abuela que intentaba ayudar a su nieto. «Me dio mucho medio dárselo, pero la verdad es que Joaquín en 48 horas volvió a ser Joaquín». Por otro lado y entre risas, Eugenia nos contó que cuando vieron una balanza y flores de marihuana, «mi amiga abogada me dijo, son 15 años de prisión y no entendían que no era una narcotraficante».

Eugenia explicó que requiere 55 plantas por año para cubrir el tratamiento de su nieto y que en San Antonio Oeste hay 42 familias que ya cultivan marihuana bajo un permiso municipal.

Definitivamente es una medicina. La inscripción al registro nacional, que habilitan el autocultivo de cannabis, es para pacientes solo con epilepsia refractaria, a Joaquín no le sirve pero hicimos el trámite a pedido de la jueza. La ley la desmantelaron en su reglamentación.

Escuchá la nota completa aquí: