El aislamiento social y los consumos excesivos

Romina Rodríguez, nutricionista y amiga de la casa estuvo en comunicación telefónica con #UnaMañanaCualquiera para detallarnos sobre los consumos excesivos de harina y azúcar. En este contexto, la ingesta de estos productos se potenció y tienen un impacto nocivo en la salud nutricional de las personas.

Nuestra profesional de cabecera aseguró que el azúcar es un ingrediente que sin problemas podría suprimirse del consumo diario.

Por otro lado, la harina es un producto que necesitamos consumir porque es el que nos provee los carbohidratos para el cuerpo y para nuestro cerebro. Mientras menos esté refinada es mejor, lo ideal es acostumbrar al cuerpo a consumir harina integral. El cambio de consumo debe ser gradual, por ejemplo: se puede comenzar con un 50% de harina refinada y un 50% de harina integral hasta acostumbrar nuestro cuerpos.

En este contexto de aislamientos social, preventivo y obligatorio; Romina expresó que se sumaron muchos pacientes nuevos a su lista de espera por el sedentarismo en este tiempo de encierro. «Buscan reacomodar su rutina. Una consulta recurrente es cómo manejar la ansiedad que nos dirige continuamente a la heladera».

Por otro lado los condimentes, especialmente la sal estimula las papilas gustativas lo que aumenta las ganas de seguir comiendo. «El paladar es educable tenemos que empezar a percibir el sabor real de los condimentos. Como también con los aderezos por su gran contenido de grasas», aseguró.

Escuchá la entrevista completa aquí: