Un proyecto universitario que investiga el impacto de la pandemia en Neuquén

Verónica Trpin, investigadora del CONICET, doctora en antropología social y docente en la UNCo. Conduce el equipo que lleva adelante el proyecto «Desigualdades e impacto socio-económico del covid-19 en Neuquén»

Se trata de un  proyecto centrado en el análisis de tres actividades económicas: la producción hidrocarburífera, la construcción y el turismo. En el caso del primero se analizan las localidades de la cuenca neuquina, en el segundo el área metropolitana y en el tercero la ciudad de San Martín de los Andes.

En la actividad hidrocarburífica encontramos una clara baja en la producción de gas y petróleo, que registra una caída en los primeros meses -abril, mayo- en relación con el mismo período de 2019, producto de la paralización de las tareas de exploración y perforación.

Se estima que más de 17.000 operarios de base y 7000 jerárquicos, fueron suspendidos a fines de marzo del 2020 y pasaron a percibir alrededor del 60% del sueldo cobrado en febrero, con un máximo de 60.000 pesos. Además 2500 trabajadores del transporte, camioneros específicamente, se vieron suspendidos con un sueldo mínimo.

En la construcción se calcula que cerca de 25 mil personas se desempeñaban en el rubro, algunos registrados y muchos en situación de informalidad.

Se estima que en la primera quincena del ASPO, habrían perdido alrededor de 15 millones de dólares. En el sector turístico se vieron demandas para la reactivación económica y principalmente en los destinos turísticos cordilleranos.

La propuesta logró el financiamiento del ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de Nación en 2020 y fue seleccionada porque justamente tiene el objetivo de contribuir con los gobiernos locales, en el fortalecimiento del sistema público abocado a la atención de la pandemia.

El proyecto también analiza con perspectiva de género al papel de las mujeres en la generación alternativa de ingresos, las sobrecargas en los circuitos de cuidados, además de sus funciones en la primera línea de la atención sanitaria y social.

Durante el aislamiento las mujeres asumieron el rol de acompañamiento de la educación de sus niños, niñas. La carga de las labores de cuidados aumentó con el covid-19, a las tareas de escolarización se sumaron las obligaciones/exigencias laborales que estuvieron en el seno de los espacios domésticos.


Escuchá la entrevista completa aquí: